ABOUT ME

I OFFER

MY BANK OF TIME

ACHIEVEMENTS

Hablando con Caballos, experiencia con los sueños y contacto con Lula

Imprimir
Esta pasada noche me ha secuestrado un sueño y entro en contacto con la psicóloga Lula Baena. Una reseña sobre la investigación en su proyecto Hablando con Caballos que ha creado me ha hecho conectar nuevamente con mi pasión por el animal. Se trata de una terapia integrativa de caballos mayores y personas que con un fin terapéutico inician un recorrido dirigido a fin de entablar un dialogo con el animal. Aun no he abundado cual es la formula pero contare el sueño de la otra noche y como al día siguiente estaba intercambiando correos con Lula.
Ha sido una experiencia única y sobre todo mágica. Tengo que adelantar que mi experiencia con caballos siempre paso de una fase respetuosa al montarlos-entenderlos y después cuando entre las experiencias mas emocionantes de mi vida fui aficionado –ya que un amigo común me invitaba a su campo- a lo que se denomina en Andalucía “correr las liebres” con galgos.
Algo que difícilmente se puede traducir con palabras ya que son los propios caballos los que se desbocan para seguir el recorrido que hacen las liebres cuando de rebote se ven perseguidas por un galgo en campo abierto. Se pasea tranquilamente con dos galgos que después medirán su habilidad al perseguir y dar captura a la liebre.
Por eso se llama en este argot “el salto de la liebre” así como símil lo utilizo en dos aspectos cotidianos que todos os sonora, estar atento ya que “en cualquier momento salta la liebre” una forma de decir que las oportunidades hay que perseguirlas y que surgen en un instante y se pierden en otro si no aprovechamos el momento y estamos atentos. La segunda -es aprendida en este deporte de riesgo (cabalgar a esta velocidad libremente determinada por el propio caballo es muy inestable y peligroso)- es el miedo, cuando el caballo se desboca (normalmente tienen unos lazos ascendentes de sangre de campeones en este deporte durante generaciones) se crea un escenario increíble, como una película a cámara rápida, donde entran en juego muchos factores, además de la peligrosidad, tu relación de confianza con el caballo, el medio que es el campo y el suelo (el caballo puede caerse), lo perros, la propia libre que corre y hace ziz-zaz. En fin, como dije algo increíble y que ahora me recrea. Sentía como el caballo disfrutaba tanto como yo en ese recorrido y por eso confiaba en que no sufría. Yo no hacia nada solo ser un observador, ni intentaba acelerarle ni le reducía el paso, tan solo intentaba no caerme dada la velocidad que tomaba el animal.
Mi relato puede parecer extremista ya que el motivo de este post sea el otro extremo, han pasado mas de veinte años desde entonces y para ser mas conciso pondré los email en los que explicaba a Lula mi evolución actual de respeto con los animales y por supuesto mi renuncia a volver a montarlos, ya que considero un maltrato el hacerlo. Podría explicar mas ampliamente esta experiencia, como ha ido evolucionando y porque lo digo pero daría para un libro, así que os pongo los email y continuare contando.
…………………………………………………………………………………………………
email a Lula
Gracias Lula por tu rápida respuesta. Para mi es genial, ya que siempre pienso en formas alternativas de mantener el caballo con dignidad en nuestro circulo humano.
En cuanto al sueño te cuento antes que se me olvide y ya que fue esta pasada noche.
La parte superior de mi cuerpo y sobre todo mi cabeza estaba atrapada -entre las patas y sus lomos- mirando hacia atrás en la parte trasera de una Yegua. Imagina la sensación de calor y de carne alrededor de tu cabeza y tu tronco. Raro muy raro, el resto del sueño no lo recuerdo. Lo que si se es que me desperté porque la sensación era salir de allí, esto es en síntesis.
También te diré practico la meditación a diario así que para mi este tipo de sueños entra en lo normal.
Suelo andar por un parque cercano a mi casa todos los días una hora para oxigenarme, ya sabes que en Sevilla hay coches de caballos y dan paseos con sus clientes en el propio Parque de María Luisa. No soy extremista con respecto a nada pero siempre pienso con compasión en ellos, los miro y los siento intentando darles paz y comprensión por como lo pasan y lo que deben de sufrir, alguno de ellos mayores ya.
El otro día, no creas que soy excesivamente soñoliento, se lo contaba a unas amigas, al pasar por delante de una Glorieta dentro del propio parque donde hay una estatua del Ángel Caído de Bécquer olí -como era costumbre- los desechos de los animales que al parar para explicarles a los turistas la Glorieta y la estatua suelen defecar allí mismo. Ya sabes el dicho de mucha mierda....por un momento volví a pensar en los caballos y su maltrato y me dije "nunca volveré a montar un caballo". Fue algo mágico pero al mismo tiempo natural, no soy de los que sueño despierto ni nunca tuve experiencias de este tipo. A continuación un caballo imaginario me hablo, me dijo algo así: pero en mi si puedes montar, quieres? y sentí en mi imaginario, en un instante algo parecido a cuando vemos los dibujos animados. El caballo se mostro alado y vi como en su frente salía un cuerno del tipo imaginario que conocemos todos del Unicornio. Creo que ha sido la primera sensación de este tipo, al menos en frio.
Fue un regalo - yo le llamo a estas cosas, eso solo- pero muy bonito, ahora lo recuerdo de nuevo como algo bello.
Quizás el post que haga para mi Blog sea esta carta ya que lo que intento hacer es contar experiencias, y esta es una precisosa para contar, sobre todo en conexión contigo y tu proyecto. Puedes ver el link mas abajo a mi Blog, aunque te lo mandare cuando lo haga con el link del post correspondiente.
Gracias por alegrarme el día con tu proyecto y los recuerdos.
Me gustaría conocer mas a fondo lo que haces y seguramente algún día podremos vernos o incluso ir allí.
Seguro que pronto podremos hablar aunque sea por teléfono.
Que pases un bonito día, aquí en Sevilla de lluvia intensa.
j
………………………………………………………………………………………………..
Omito como es lógico los mails de Lula por protección de su intimidad pero fue muy atenta y se intereso por la experiencia con el sueño.
Hoy siento el sueño mas lucido y pienso que la sensación era estar saliendo del propio útero de la yegua, me decía algo así como “pero mira y que hago yo aquí, uafff….y me desperté” Quizás ahí cuadre mas como un renacimiento en mi relación con el animal.
Gracias Lula por estar ahí en la vanguardia de la evolución.
Para visitar la web de Lula y ver sus actividades:
http://hablandoconcaballos.org/